jueves, 9 de febrero de 2012

Los buenos viejos tiempos... por Monty Python

Four yorkshire men por los Monty Python.

PRIMERO : Sí, muy bueno, muy bueno ese risotto
SEGUNDO :
Nada como un buen vaso de Château de Chasselas, eh, Josiah?
TERCERO :
Tienes razón, Obadiah
CUARTO :
¿Quién hubiese pensado hace treinta años que estaríamos sentados bebiendo Château de Chasselas, eh?
PRIMERO :
En esos días teníamos que estar agradecidos por tener para una taza de té
SEGUNDO :
Una copa de té frío
CUARTO :
Sin leche ni azúcar
TERCERO : O té
PRIMERO :
En una taza rota y todo
CUARTO :
Oh, nosotros nunca tuvimos una taza. Solíamos beberlo en un cucurucho de periódico
SEGUNDO :
Lo mejor que conseguimos era chuparlo de un trapo mojado
TERCERO : Pero sabes, eramos felices en aquellos tiempos, aunque fueramos pobres
PRIMERO :
Porque éramos pobres. Mi viejo padre solía decirme “el dinero no compra la felicidad, hijo”
CUARTO : Oh, sí que tenía razón
PRIMERO : Sí que la tenía
CUARTO :
Yo era más feliz entonces y no tenía nada. Solíamos vivir en una pequeña y vieja casa con grandes agujeros en el techo
SEGUNDO :
Casa! Teníais suerte de vivir en una casa! Nosotros vivíamos en una habitación, los 26, sin muebles, faltaba la mitad del suelo y todos estábamos apretados en una esquina por miedo a caernos
TERCERO : Eh, teníais suerte de tener una habitación! Nosotros solíamos vivir en el pasillo
PRIMERO :
Oh, solíamos soñar con vivir en un pasillo! Habría sido un palacio para nosotros. Solíamos vivir en un tanque viejo de agua en un vertedero. Nos despertábamos cada mañana con un montón de pescado podrido encima de nosotros! Casa? Huh
CUARTO :
Bueno, cuando digo ‘casa’ solo era un hoyo en el suelo cubierto con una lona, pero era una casa para nosotros
SEGUNDO :
Nosotros fuimos desahuciados de nuestro “agujero en el suelo” y tuvimos que ir a vivir al lago
TERCERO :
Teníais suerte de tener un lago! Nosotros eramos 150 y vivíamos en una caja de zapatos en mitad de la carretera
PRIMERO :
Una caja de cartón?
TERCERO :

PRIMERO : Que suerte teníais. Nosotros vivimos durante tres meses en una bolsa de papel en un tanque séptico. Teníamos que despertarnos a las 6 de la mañana, limpiar la bolsa de papel, comer un mendrugo de pan rancio, ir a trabajar sin descanso 14 horas al día, todas las semanas, por 6 peniques a la semana, y cuando volvíamos a casa nuestro padre nos golpeaba con su cinturón antes de dormir
SEGUNDO :
Lujos. Solíamos salir del lago a las 6 en punto de la mañana, limpiar el lago, comer un puñado de piedras, trabajar 20 horas al día hasta reventar por 2 peniques al mes, llegar a casa y nuestro padre nos pegaría antes de dormir con una botella rota, si teníamos suerte!
TERCERO :
Bueno, desde luego, fue duro. Solíamos salir de la caja de zapatos a las 12 de la noche y limpiar con la lengua la carretera. Teníamos 2 trozos de frías piedras, trabajamos 24 horas al día por 6 peniques cada 4 años, y cuando llegabamos a casa nuestro padre nos partiría en dos con el cuchillo del pan.
CUARTO :
Cierto. Yo me levantaba por las mañanas a las 10 de la noche, media hora antes de irme a dormir, bebía una taza de ácido sulfúrico, trabajaba 29 horas al día, e incluso pagaba al dueño por dejarme trabajar allí, y cuando llegaba a casa nuestro padre y nuestra madre nos mataban y bailaban sobre nuestras tumbas cantando Aleluya
PRIMERO :
Si intentas contarle esto a los jovenes de hoy en día… no te creerán
TODOS:
No lo harán!!